Cuando se trata de proyectar o de rediseñar el dormitorio de un niño, es muy importante tener en mente cuáles son los muebles que pensamos incorporar. Esto va a influir fuertemente tanto en la distribución del espacio que logremos, como así también en la forma en que llevemos a cabo las tareas de todos los días y la comodidad que seamos capaces de proporcionar a los chicos.

Por esto, cuando de pensar en los muebles se trata, es importante conocer bien acerca de las diferentes opciones a las que podemos acceder. Y es que no se trata de asistir a un lugar a comprar lo primero que veamos, sino que tenemos qué saber qué es lo que podemos llegar a encontrar y qué beneficios trae cada mueble consigo.

A continuación vamos a hablar acerca de dos espectaculares muebles de guardado que pueden facilitarte la vida: la cómoda y el chifonier.

Cómoda y chifonier, ¿son lo mismo?

Generalmente y a simple vista es muy fácil confundir a estos dos tipos de muebles. Sin embargo, no sólo no son lo mismo, sino que además nos ofrecen diferentes beneficios. Conocerlos te va a ayudar a elegir correctamente el mejor para el dormitorio de tus hijos.

Sobre el chifonier

Si bien es cierto que son pocas las personas que reconocen inmediatamente de qué mueble se está hablando cuando se utiliza el nombre “chifonier”, también hay que decir que se trata de uno de los más importantes en un dormitorio infantil. Básicamente, el chifonier consiste en una serie de cajones que se encuentran colocados uno arriba del otro y que nos permiten ganar una gran cantidad de espacio para el guardado.

Hay diferentes tipos de chifonier, como así también hay diferentes cantidades, formas y tamaños de sus cajones. Al mismo tiempo, cabe decir que todo chifonier nos ofrece un espacio extra por encima del diseño, en el que podemos colocar y apoyar cosas, tanto de guardado como de decoración si así lo quisiéramos.

En la actualidad, se ha desarrollado tanto este tipo de muebles de guardado, que además de poder contar con un muy valioso espacio interno para guardar, podemos encontrarnos con diseños de lo más diversos para poder combinar con cualquier decoración que queramos incorporar.

Sobre la cómoda

A simple vista, hay quienes consideran que una cómoda es prácticamente lo mismo que un chifonier. Entre las primeras diferencias sustanciales que podemos remarcar, se encuentra el diseño. Si bien hay cómodas en las que los cajones son largos y se encuentran colocados uno encima del otro, lo más frecuente es encontrarse con dos columnas de cajones apilados, dentro del mismo mueble. En este sentido, puede decirse que la cómoda es un mueble de guardado verdaderamente versátil, ya que podemos encontrar muchos tipos diferentes, siendo capaz de adaptarse a las necesidades de cualquier familia.

Por otro lado, hoy en día, es mucho más sencillo encontrarse con diversos tipos de cómodas, más grandes, más espaciosas, más angostas, con alzada o sin ella, entre otros. De esta manera, si estamos buscando un mueble que se adapte a la perfección a necesidades que puedan ir variando con el paso del tiempo, una cómoda puede ser una excelente alternativa.

Ahora que conocés las diferencias entre un mueble de guardado y otro, ¿ya elegiste el ideal para vos?