¿Cómo abordar el cambio de la cuna a la cama?

Una de las preguntas más importantes que todos los padres se hacen es cuándo es el momento adecuado para pasar a los chicos desde la cuna a la cama. Instalar a los niños en su nueva habitación es algo que genera mucha incertidumbre en toda la familia, debido a que no existe una única respuesta correcta. Si va a dormir bien, si se va a despertar mucho por las noches extrañando, qué tipo de cama se debe elegir, son algunas de las preguntas que suelen aparecer. Lo más importante es tener paciencia y dejar que los chicos puedan manejar su propio ritmo. Vamos a darte algunos consejos para abordar el paso de la cuna a la cama.

¿Cuándo pasar a los chicos de la cuna a la cama?

Como decíamos con anterioridad, no existe una regla fija con respecto a esto. Cada niño y cada niña es un mundo aparte. Por lo general, el cambio se suele hacer entre los 2 y los 3 años de edad, que es el momento en el que van consolidando una rutina de sueño que es mucho más frecuente y que se repite todos los días de la misma manera. Además, es el momento en el que los chicos empiezan a ser mucho más autónomos y empiezan a necesitar de tener más espacio, como así también de tener la posibilidad de levantar para ir al baño en el caso de que lo necesiten.

Algo que es muy importante es no ir demasiado rápido. Hay chicos que se adelantan y que ellos mismos piden el cambio en el momento en el que se sienten listos para ello. Pero hay otros que pueden demorar más tiempo porque todavía no se sienten seguros o cómodos para ello y es muy importante no forzarlos y darles el tiempo que necesitan.

Poco a poco

Lo mejor es que el cambio de la cuna a la cama sea algo que se vaya haciendo paulatinamente, poco a poco. Lo primero que hay que hacer es instalar la cama. Esto va a permitir que los chicos se puedan ir adaptando a la novedad de ese nuevo mueble que aparece en su habitación. Una recomendación que algunos expertos hacen es dejar que los chicos empiecen durmiendo las siestas en la cama, para que se vayan acostumbrando antes de pasar a ella durante las noches. Eso va a permitir que el cambio sea más fácil de llevar y no sea algo brusco.

Participar en el proceso

Una buena manera de que la adaptación sea mejor es hacer que los chicos participen de ese proceso, para que no los tome por sorpresa. Para ello, se les puede pedir que ayuden a elegir las sábanas, el acolchado, añadir sus peluches, entre otras casas. Además, es importante acompañarlo en esos primeros días en la cama para que se puedan sentir seguros.

0 comments on “¿Cómo abordar el cambio de la cuna a la cama?Add yours →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *